• El Autismo y las terapias necesarias

    Autismo

    Cada niño con autismo es diferente y necesita terapias diferentes

    Las terapias destinadas al tratamiento del autismo varían mucho, pero también intervienen variables como: acceso a seguros médicos, acceso a programas especiales de intervención temprana, el desarrollo de cada bebé, intereses personales y culturales de la familia, entre otros. Llegar a un acuerdo acerca de cuales terapias se van a escoger no es una tarea fácil para muchos padres. En muchos casos hay desconocimiento de la existencia de programas especiales para niños con autismo y la importancia que tiene la intervención temprana.

    Recordemos que, según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades el autismo o trastorno del espectro autista es:

    Es un grupo de discapacidades del desarrollo que pueden conllevar problemas significativos de tipo social, comunicativo y conductual. 1 de cada 68 niños ha sido identificado con un trastorno del espectro autista (TEA). Actualmente se realizan estudios para determinar cuántos niños tienen TEA, descubrir los factores de riesgo y aumentar el conocimiento sobre los signos de estos trastornos.

    El momento de escoger las terapias muchas veces sucede de manera informal y poco programada por la falta de información, es por ello que recomiendo siempre observar al bebé en todas sus áreas del desarrollo para estar al día, y considerar a tiempo recurrir a ayuda terapéutica especializada. El tiempo es un factor importante que no debemos dejar pasar, por ejemplo decir “vamos a esperar 6 meses a ver si habla…” no es lo más recomendable. La participación de los padres en las terapias también es un factor clave para el éxito de la misma. Hay que recordar: cada niño con autismo es diferente.

    Terapias comúnmente más recomendadas para el tratamiento del autismo:

    • Terapia de lenguaje y habla: Trata los desórdenes verbales y no verbales de la comunicación. Un terapista del lenguaje y habla identifica, evalúa, trata y previene desordenes de la comunicación en todas sus modalidades, receptivo y expresivo. Atienden los aspectos psicológicos, cognitivos y sociales de la comunicación.
    • Terapia ocupacional: Tiene como finalidad dominar habilidades que ayuden al niño a desarrollarse, recuperarse o mantener habilidades de la vida cotidiana para lograr su independencia en aspectos funcionales como: alimentarse, bañarse, vestirse y otras actividades de cuidado personal. En un enfoque en integración sensorial en estas terapias se expone al niño a un ambiente multisensorial, con juegos y juguetes divertidos y atractivos de balanceo, salto, vueltas, visuales, auditivos, tactiles, gustativos y olfativos, con constantes retos pero siempre buscando el éxito. Su finalidad es lograr el desarrollo de habilidades funcionales que le puedan servir en su rutina diaria, en casa, la escuela, el parque, y en otros ambientes.
    • Terapias del desarrollo (intervención temprana): Esta especialidad está orientada a lograr el mejor desarrollo de cada área en niños de 0 a 3 años con retraso en su desarrollo o condiciones especiales. Las áreas de enfoque son la motricidad fina y gruesa, lenguaje y habla, cognición y cuidado personal. Estas sesiones se hacen involucrando a los familiares o cuidadores del niño para el mejor logro de las metas. El especialista (Infant and Toddler Developmental Specialist, ITDS) utiliza el ambiente natural y cotidiano como herramienta para desarrollar las áreas necesitadas.
    • Terapia de conducta: Es un programa individualizado altamente recomendado por sus resultados positivos, incluye evaluación de la conducta, programa de reducción de conductas y programas verbales de conducta, implementadas por un Analista de Conducta Certificado (Board Certified Behavior Analyst, BCBA). Los padres o cuidadores del niño son involucrados en este proceso de evaluación y tratamiento. Beneficios de esta terapia incluye: reducción o eliminación de problemas de conducta; incremento o adquisición de habilidades funcionales como imitación, habilidades motoras, interacciones sociales, cooperación y preguntas espontáneamente.
    • Terapia físicaLos terapistas físicos se encargan de evaluación y tratamiento de las habilidades de los movimientos motores básicos, técnicas de neurodesarrollo, balance, coordinación, control motor y porblemas ortopédicos. La intervención del terapista físico también incluye tratamientos de enfoque sensorial motor para el mejor desarrollo de las habilidades acorde a la edad del niño.

    Terapias alternativas

    • Musicoterapia
    • Equinoterapia
    • Natación
    • Arte
    • Centros de estimulación: clases en gimnasios para bebés, clases de lenguaje gestual de bebé, escuelas (jardín de infancia o centros de cuidado diario)

    No necesariamente el niño con autismo debe recibir todas estas terapias pero ellas se complementan entre si. Ninguna de estas terapias le puede garantizar el progreso seguro al niño con autismo, pero las posibilidades de avanzar son más altas si el niño asiste a terapias a partir del momento en que se supo que había un retraso en el desarrollo.

    Deidre Vivas


Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestCheck Our Feed