• Como manejar el estrés de los hijos

    Estrés

    Entrevista con la Psicóloga Clínica Ana María Miller

    Debemos estar muy alerta como manejamos el estrés de nuestros hijos, para ello contacté a la Psicóloga Clínica Ana María Miller, experta en acompañamiento espiritual e integrante del grupo Mamás en Victoria de Miami. Según Miller, en psicología, el termino estrés suele referirse a la manera como nos sentimos durante ciertos acontecimientos en los cuales nos encontramos con situaciones que implican demandas fuertes que pueden agotar nuestros recursos de afrontamiento.

    En un estado de estrés, la armonía del organismo queda afectada y cada órgano pasa a trabajar en un ritmo diferente a los demás. Si esta situación perdura en el tiempo puede alterarse el equilibrio (se pierde la homeostasis) y el organismo se debilita, quedando vulnerable para la aparición de diversos síntomas y patologías.

    Cusas  de estrés en los niños

    • Los padres pretenden lo mejor para sus hijos y los someten a un programa de actividades que le brinden el conocimiento y la formación que les va a exigir la sociedad moderna cuando sean hombres y mujeres, llevándolos a un ritmo de estrés
    • La estructura familiar moderna carece de tiempo de interacción entre padres e hijos, llevando a los padres a vivir un proceso contradictorio, donde se autoculpabilizan y además hacen sentir culpables a sus hijos. Esto ocasiona una espiral de exigencia y responsabilidad a los hijos, que puede terminar en una situación de estrés y ansiedad
    • En esa pretensión se puede olvidar la dosis necesaria de actividad física y recreación que necesitan los niños y adolescentes, que se constituyen en elementos fundamentales para el desarrollo emocional y social en ese período de sus vidas.

    Síntomas del estrés

    • Menores de 5 años: Irritabilidad, llantos frecuentes, deseo de estar siempre en brazos de los padres, pesadillas, miedos exagerados a la oscuridad, a los animales o a quedar solos, cambios en el apetito, dificultades de el habla, retroceso a comportamientos infantiles ya superados, como orinarse en su cama o chuparse el dedo
    • Entre 5 y 11 años: Irritabilidad, agresión, llanto injustificado, necesidad de llamar la atención compitiendo con los hermanos, quejarse de dolores físicos sin estar enfermos

    Prevención del estrés

    • Actitudes positivas que incluyan: paciencia, placer, alegría de estar con los hijos, aceptación, escuchar a los hijos, formas simples y realistas de enfrentar desafíos cotidianos, colaborar con los hijos a resolver problemas y desarrollar su autoestima, no sobrecargarlos con actividades extracurriculares
    • Respetar el ritmo del niño, no hacer comparaciones entre los hermanos tanto en los actos cotidianos como en las destrezas y habilidades para el aprendizaje de diversas disciplinas
    • Estimular la independencia es fundamental siempre y cuando se respete la etapa del desarrollo individual
    • Evitar que los hijos crean que son valorizados y amados por tener un desempeño perfecto en todo lo que hacen

    Necesidades fundamentales del ser humano

    • SOY AMADO: Sólo por ser hijo de esta familia, solo por pertenecer, no tengo que hacer nada para ganármelo. Amar es: Creer en él y siempre esperar algo mejor de él
    • SOY CAPAZ: Cada uno nace con una personalidad, con virtudes y cualidades únicas e irrepetibles, cada uno tendrá un desempeño muy bueno en algún área. Los ojos de los padres reflejan, como un espejo, a los hijos
    • ME NECESITAN: Cada ser humano necesita ser necesitado, sentirse parte importante que si se desapareciera dejaría un vacío, es decir, ocupa un lugar importante. Los límites establecidos le dan seguridad, capacidad de adaptación y libertad. Es un lugar donde tiene derechos y deberes. Donde pertenece, donde puede servir y agradar
    • AMBIENTE DE PAZ Y POSITIVISMO: El ambiente para desarrollarse sanamente es un ambiente de paz, un ambiente en que no haya discusiones, ni desacuerdos mayores. Además un ambiente donde se agradezca por lo que hay y de cierta manera, sin conformismos, se adapten a la situación que estén viviendo y sean felices. Donde haya comunicación y respeto, padres que se amen. La educación es una transfusión de vida

    Este texto es parte de una de las excelentes charlas que se dan en Mamás en Victoria, en donde un grupo de madres se reúnen mensualmente en Miami para profundizar temas relacionados a la familia, siempre con la participación de especialistas en el área. Si deseas más información comunícate a este email: anamariamiller@bellsouth.net o en la página de facebook www.facebook.com/MamasEnVictoriaMiami

    Save

    Save


Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestCheck Our Feed