Perdida visual

Perdida visual es cuando la visión no se puede corregir a su nivel normal. Varía en cada niño y sus causas pueden ser muchas. Puede ser el resultado de daño en el propio ojo, por una forma incorrecta del ojo o incluso por problemas cerebrales. Hay bebés que nacen sin poder ver, pero la perdida visual pudiese suceder en cualquier momento de la vida.

Síntomas de la perdida de la visión:

  • Sensibilidad extrema a la luz
  • Rastreo visual deficiente (seguimiento de objetos)
  • Desalineación o movimiento de los ojos (después de los 6 meses)
  • Pupila blanca en vez de negra
  • Cerrar o cubrirse un ojo
  • Entrecerrar los ojos o arrugar el ceño
  • Parpadear demasiado o molestarse al realizar actividades que impliquen acercar las cosas
  • Uno de los ojos mire hacia afuera o bizquear
  • Lagrimear en uno o los dos ojos, enrojecimiento y parpados con costras e inflamación permanentemente
  • Camina sin seguridad ni estabilidad

La pérdida de visión puede afectar la manera en que un niño entiende y funciona en su mundo mediante la limitación de la información y la gama de experiencias a las que está expuesto un niño. Es por ello que la intervención temprana es fundamental para el desarrollo apropiado de todas las áreas.

Es importante hacer chequeo visual al niño si alguien en la familia ha sufrido problemas en la vista. Oftalmólogos u optometristas pueden realizar evaluaciones desde temprana edad.

Fuente de la información: My child without lumits. National Instutue of Eye. Medline Plus
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestCheck Our Feed