• ¿Para que sirve la rutina diaria?

    Rutina diaria del bebé

    Mira aquí de que manera puede ayudar al bebé la rutina diaria

    A menudo escuchamos y leemos que es bueno que el bebé siga una rutina diaria. Hoy quiero explicarte el por qué yo lo recomiendo.

    Durante mi trabajo como especialista del bebé me tocó asistir a los hogares y conocer la rutina y dinámica familiar del bebé. Hay muchas ocasiones en las que solamente cambiando algunos horarios en la rutina del día, ya observamos cambios positivos en el comportamiento del bebé. Los cambios positivos pueden variar, por ejemplo comer mejor, mejorar el estado emocional, aumentar lenguaje y habla, mejorar desarrollo motor, etc… Todo bebé con o sin condiciones especiales, lo ayudará positivamente seguir un rutina diaria.

    Rutina Diaria: Organizar cronológicamente las actividades del día, lógicamente manteniendo flexibilidad. Por ejemplo: establecer una hora “tentativa” para cada comida (desayuno, almuerzo y cena), para el baño, para las meriendas entre comidas, para salir a pasear al aire libre, para un juego tranquilo o lectura y para dormir.

    ¿Para que sirve la rutina diaria?

    Ser predecible, los niños prosperan en entornos predecibles. Cuando la rutina es llevada en forma consistente, el bebé se imagina o predice lo que mami va a hacer, por ejemplo, “escuchar el sonido del agua mientras preparas el baño”, “sentarse en el mismo lugar y hora para leer un cuento antes de dormir”. Esto ayudará también en su lenguaje y habla! Comienza a identificar situaciones y puedes preguntar “¿Que es suena?…agua”

    Ser predecible ayuda el lenguaje, habla y la comunicación. Ser predecible también ayuda a fijar límites de tiempo, espacios y normas en general que ayudan en la convivencia diaria, por ejemplo: “lavarse las manos al llegar del parque”, “jugar con la pelota solamente en un área de la casa…no en la cocina”. No se trata de mantenerse como un general, pero te ayuda a que fluya la cotidianidad en el hogar.

    Ser predecible también ayuda al comportamiento. Recuerda siempre que “la conducta se aprende”. Siguiendo rutinas flexibles pero organizadas, el bebé sabe lo que esperas de él, por ejemplo, “hora de comer es sentado en su silla…no corriendo por la casa”. La única manera de lograrlo es teniendo constancia diaria.

    Por supuesto que no todos los días tienen que ser iguales, yo me salía sábados y domingos, pero trataba de seguir una estructura en la que mi bebé tuviese sus necesidades cubiertas (comida, entretenimiento, lectura, higiene, juegos al aire libre, etc…) y yo mi tiempo para mis cosas. En fin, cada familia tiene su propia dinámica, pero aplicar la rutina diaria siempre lo recomiendo.

    Deidre Vivas


Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestCheck Our Feed