• Reacciones de padres ante un “problema” del bebé

    bebé

    Todos los niños son especiales y muchos tienen necesidades especiales. Hay casos en que el doctor diagnostica durante el embarazo alguna condición específica o discapacidad, y otras veces el diagnóstico es dado luego del nacimiento ó durante los primeros años de vida del bebé. Es importante estar alertas ya que los padres o familiares pudiesen ser los primeros en notar algún problema en su bebé.

    En el caso del bebé que no ha sido diagnosticado con determinada condición durante sus primeros días o años de vida, son los padres o familiares quienes pudiesen darse cuenta que “algo” no anda bien. Muchas veces aparece una preocupación constante en algún miembro de la familia que observa algo en su desarrollo como: No se da la vuelta cuando está acostado”, “Se está tardando para gatear”, “No habla”, “No voltea cuando lo llaman”… Hay familiares que no prestan mucha atención a ese comentario, pero la preocupación continúa en la persona que hace la observación.

    Cuando aparecen los primeros “signos” o problemas en el desarrollo del bebé, los padres actúan de diferentes maneras. En estos casos, no es muy común que ambos padres noten que “algo” no anda bien y que ambos se preocupen con la misma intensidad.

    Reacciones más comunes ante un problema:

    • Uno solo de los padres es el más preocupado, es el que insiste en evaluarlo, o buscar ayuda
    • El padre despreocupado confía en darle tiempo y esperar
    • Cada uno trata de convencer al otro de sus convicciones, generando conflicto entre ellos
    • Hay quienes limitan sus comentarios, omiten comentar citas o terapias del bebé para no generar más conflictos
    • Hay quienes se niegan a participar en acompañar a su pareja durante citas médicas, evaluaciones, terapias o exámenes

    Para mantener cierto balance familiar, es muy importante involucrarse ambos padres durante las citas médicas, evaluaciones y entrevistas con especialistas, así podrán preguntar y entender mejor la situación. Cuando uno de los padres asiste sólo a consultas, es normal que por causa de los nervios y estrés, la mamá no entienda los términos médicos usados y mucho más difícil es contarle a papá tratando de repetir lo que dijo el médico (o viceversa). La participación de ambos padres es crucial para el buen desarrollo del bebé, son su apoyo principal para poder superar y emprender nuevas metas.

    Tener un hijo con necesidades especiales implica un proceso lleno de mucha paciencia, amor, valor, dedicación y esperanzas para ayudar al bebé y su propio entorno familiar.

    Deidre Vivas

6 Responses so far.

  1. sikis izle says:

    You do have a fabulous blog thanks.

  2. sikis izle says:

    Schöner Artikel! Danke ..

  3. De todas maneras, las reacciones y el devenir de la deficiencia dependeran de diversos factores, como el grado de incapacidad del hijo, la dinamica familiar antes del diagnostico, la situacion economica, social e intelectual de la familia o las creencias religiosas.

    • Deidre Vivas says:

      Así es, muchos factores intervienen en la reacción de los padres ante una problemática.
      Lo más importante es buscar ayuda de especialistas a tiempo, hacer muchas preguntas y salir de dudas, y pensar en el bienestar del bebé como prioridad


Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestCheck Our Feed